La tarde del 8 de diciembre, Jenni se dirigió con su equipo al " Rey del Cabrito ", el restaurante que era parada habitual de la Diva para cenar en Monterrey, antes de ofrecer el que sería su último concierto.

Allí disfrutó de una buena comida con su maquillador, su abogado,su publicista y su estilista, pero según el gerente del restaurante, Guadalupe Mendoza, algo perturbó el buen momento que pasaba Jenni.

Según Mendoza, la Diva de la Banda tuvo un fuerte altercado con el piloto Miguel Pérez Soto.

"Algo de lo que le dijo el piloto le molestó", aseguró Mendoza. Al parecer, la Diva no estaba conforme con algo que le dijo el piloto y decidió que esa sería la última vez que contrataría sus servicios para pilotar el jet.

Este testimonio tan importante no consiguió arrojar un poco de luz a las causas que provocaron el accidente, ya que Mendoza no pudo escuchar exactamente qué fue lo que le molestó a Jenni.

Por otra parte, esta es una reconstrucción de lo que hizo Jenni en sus últimas 12 horas de vida.

- El 8 de diciembre a las 3:38pm, Jenni aterrizó en Monterrey en un vuelo privado junto con su equipo, procedentes de Colima, donde Jenni se había presentado la noche anterior. De ahí fueron directos al restaurante.

- A las 5:10pm, después de comer, el grupo se encaminó hacia el Arena Monterrey donde Jenni daría, sin saberlo, su último concierto.

-A las 5:38pm, Jenni hace las últimas pruebas de sonido y dio sus últimas indicaciones a los productores y músicos.

- A las 2:40am, ya terminado el concierto, Jenni y su equipo están en el hangar listos para abordar el jet privado.

- A las 3:17am, el avión despega sin ningún problema del Aeropuerto Internacional de Monterrey en dirección a Toluca.

- A las 3:39am se pierde el contacto con el radar del avión y éste se precipita en una zona montañosa con los siete tripulantes a bordo.

Lo más curioso del accidente es que el piloto experimentado, Miguel Pérez con más de 23,000 horas de vuelo encima, nunca dio la voz de alarma ni solicitó ayuda a la torre de control.