LOS ÁNGELES (California) – Autoridades del orden confirmaron el arresto de seis padres de familia, como responsables de permitir que sus hijos no vayan a la escuela primaria.

Permitir precisamente que falten a clases, es un delito menor que puede terminar en un castigo de hasta un año de cárcel, así como una multa de $2,000.

Los arrestos se hicieron en las áreas de Santa Ana, Orange y Buena Park, donde la noticia de que padres estaban siendo llevados tras las rejas, fue motivo de polémica.

Así como muchos apoyan la medida por considerarla necesaria para garantizar la educación en los pequeños, otros opinas que es un exceso de autoridad que no garantiza la solución del problema.

A continuación te invitamos a compartir tu opinión al respecto: ¿Crees que arrestar a los padres por las faltas de sus hijos da solución al problema?