El caso de homicidio por intoxicación protagonizado por el joven Ethan Couch, diagnosticado con “affluenza”, se volvió aún más controversial el miércoles después de que una jueza de Texas dijo que el joven no va a ir a la cárcel. 

El adolescente de 16 años volvió a corte el miércoles después que los fiscales solicitaron que el joven pasara tiempo en prisión en relación a las dos personas que resultaron heridas en el accidente que mató a otras cuatro personas el pasado mes de junio.

El miércoles en la tarde, el abogado de Couch dijo que la jueza Jean Boyd le ordenó a su cliente que fuera a una clínica de rehabilitación la cual sería pagada por sus padres pero no indicó el tiempo que debería de pasar en la clínica.

Anteriormente, la familia se había ofrecido a pagar un centro de rehabilitación en California el cual costaría alrededor de $450,000 dólares al año.

La jueza también ordenó que el joven no pasara tiempo en la cárcel en conexión a las personas que sobrevivieron el accidente.

También, se establecieron condiciones a su libertad condicional, incluyendo que el joven no puede conducir, ni utilizar drogas o alcohol.

“No importa a donde vaya, no importa a que juego él cree o su familia piensa que ha ganado, el mundo nunca le va a quitar los ojos encima”, dijo Marla Mitchell, cuya hija murió en el accidente.

Los familiares de la víctimas del accidente han demandado a la familia de Couch en un tribunal civil.