Las costas australianas fueron invadidas por la espuma del mar, luego de que un ciclón tropical azotara la zona.

La densa espuma no solo cubrió las playas sino también las calles de algunas comunidades de Nueva Gales del Sur, en el lejano país.

El fenómeno se dio el lunes, y las autoridades locales dijeron que no esperan que se quede dure por mucho tiempo.

En algunas zonas,  la espuma alcanzó hasta los diez pies de profundidad.

Tanto residentes como turistas se han deleitado con observar, fotografiar el curioso hecho, pero algunos incluso se han metido a nadar y a jugar entra la espuma.