Más der un millón de estadounidenses podría perder a partir de este sábado los beneficios por subsidio de desempleo.

El Congreso no extendió estos beneficios luego del acuerdo bipartidista por dos años sobre el presupuesto fiscal, al que llegaron congresistas de ambos partidos, que finalmente fue promulgado este jueves por el presidente Barack Obama.

Los expertos consideran que estos recortes podrían frenar la recuperación económica de los Estados Unidos.