Las muestras de solidaridad en Moore, Oklahoma, siguen llegando para apoyar a una ciudad devastada por el tornado, pero son pocos los hispanos que la están aprovechando. 
 
Y es que oficiales y medios de comunicación han dicho que los hispanos no están acudiendo a los diversos centros de ayuda ya que tienen miedo a ser deportados. 
 
Varios medios de comunicación han hecho una campaña para que los hispanos se atrevan a pedir ayuda y hacerles entender que en éste caso, el único motivo, es tratar de ayudar a la comunidad. 
 
“No debe tener temor la gente, aquí en Oklahoma las autoridades lo han dicho clarísimo, no es momento de perseguir a nadie, sino de ayudar”, dijo Edgardo Briones, cónsul de México. 
 
El consulado de México no tiene oficinas en Oklahoma, pero las autoridades comentaron que en los próximos días instalarán un consulado móvil para que las personas vuelvan a obtener los documentos importantes.
 
Es muy importante que toda la comunidad busque ayuda, no solamente en cuanto a refugio y comida, pero también ayuda psicológica para toda la familia.