LOS ÁNGELES (California) – Varias familias están viviendo momentos de angustia y tensión, pues tienen seres queridos tras las rejas y con peligro de deportación.

Todo empezó con una serie de arrestos, resultado de un operativo que las autoridades hicieron contra supuestos pandilleros,  que extorsionaban a restaurantes sobre ruedas, negocios más conocidos como “loncheras”.

Los sospechosos fueron llevados tras las rejas, pero ahora varias familias aseguran que varios de estos sujetos son inocentes, afirmando además que fueron víctimas de brutalidad y abuso de fuerza por parte de las autoridades.