MIAMI - Una joven que como adolescente fue obligada a prostituirse enfrenta ahora la deportación a Venezuela, a causa de su pasado.

Andrea Stefania Herrera tiene ahora 22 años  y es una celebridad en la red social Twiter, donde cuenta con más de 250,000 seguidores .

A esos mismos seguidores ella les ha contado cómo ha sido su travesía por la vida.

Nació en Venezuela pero se crió en la ciudad de Aventura, en el sur de la Florida.

A los 14 años se enamoró de un cantante de rap que resultó ser proxeneta y que la prostituía con el nombre  "Kat Stacks".

"La ponen en la calle a trabajar y abusan de ella", dijo a Telemundo 51 la madre de Herrera, Johnyelsi Cárdenas.

Tres años después decidió cambiar de rumbo pero fue arrestada por posesión de armas.

Cuando sale en libertad regresa a su casa con su familia y con el objetivo de usar su imagen para prevenir que le pase a otras adolescentes lo que le ocurrió a ella.

Pero tal vez ya era demasiado tarde para Andrea Stefanía Herrera. Su pasado como "Kat Stacks" no había sido olvidado.

El juez de inmigración que preside su caso determinó que Herrera no ha logrado demostrar méritos para quedarse en Estados Unidos y que debe ser deportada.

Herrera lo ve de forma distinta:

"Soy víctima de Inmigración y víctima de lo que me pasó cuando tenía 14 años", dijo Herrera a Telemundo 51 desde una cárcel de Inmigración en Luisiana.

"El juez de inmigracion dijo entender que Herrera fue una víctima pero que al mismo tiempo no merece la residencia ya que no califica desde el punto de vista moral", dijo la abogada de Herrera, Mayra Jolie, señalando que el magistrado ha pasado por alto el hecho de que ahora Herrera es una persona distinta, reformada.

Su abogada dice que "Kat Stacks" no fue más que un personaje en la vida de su clienta, un disfraz que ella necesitó para sobrevivir la dura etapa que le tocó vivir.