Las autoridades mexicanas rescataron a 61 personas secuestradas, en su gran mayoría inmigrantes centroamericanos, y detuvieron a cuatro presuntos secuestradores en una operación de la Policía Federal realizada en Reynosa, Tamaulipas.

Entre los rescatados hay 27 hondureños, 20 salvadoreños, tres guatemaltecos, tres nicaragüenses, un estadounidense y siete mexicanos, además de cerca de una decena de niños.

El vocero de Seguridad Nacional, Eduardo Sánchez, explicó que estos inmigrantes fueron retenidos a la fuerza por una organización criminal cuando éstos intentaban cruzar la frontera hacia Estados Unidos.

El rescate estuvo a cargo de inteligencia de la Policía Federal y la Subprocuraduría, especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (SEIDO) de la PGR.