LOS ANGELES (California) – El Senador Mark Leno está en el centro de una polémica, pues propuso una medida para aumentar el horario de venta de bebidas alcohólicas en California, para ser exactos dos horas más del límite actual.

El sugiere que dicho límite debe ser a las cuatro de la mañana, para poder estar a la altura de ciudades como New York, Las Vegas y Chicago.

Bajo su propuesta, cada ciudad tendría la opción de adoptar o no este nuevo horario, y cabe mencionar que la medida seria únicamente para restaurantes y centros nocturnos, y no para licorerías o supermercados.

La medida fue bien recibida por muchos negocios y activistas, que aseguran dará paso a la creación de más empleos, impuestos y turismo. Por otro lado, también hay activistas que opinan lo contrario, pues temen más problemas relacionados con el alcohol, como por ejemplo los accidentes por manejar en estado de ebriedad.