Es una nueva era para los Dodgers, un equipo renovado que espera que los fanáticos asistan a los partidos para apoyarlos.