LOS ANGELES – Residentes de la ciudad de Pasadena se reunieron en una vigilia frente al edificio de la alcandía de esa ciudad para recordar al entrenador deportivo Víctor McClinton, que murió al ser alcanzado por una bala perdida.

McClinton, de 49 años, fue descrito por sus alumnos y amigos como un hombre dedicado a su profesión y su familia.

Antes de la vigilia, el jefe de la policía de Pasadena, Philip Sánchez, se comprometió a no escatimar esfuerzos y utilizar todos sus recursos hasta capturar a los responsables.

Víctor McClinton murió el pasado día de Navidad, frente a su residencia en Pasadena, a causa de una bala perdida durante un enfrentamiento entre posibles pandilleros.

En la balacera resultó herido otro hombre de 24 años, un presunto pandillero al que aparentemente iban dirigidos los disparos. La policía continúa investigando.