Por lo menos 10,000 mil dólares más pagan los hispanos y afroamericanos por la compra de vivienda, lo que significa alrededor de un 3.5 por ciento más que la población blanca y asiática, según un análisis de la Universidad de Duke de esta semana.

El estudio se basó en las ventas de viviendas desde 1990 hasta 2008 en Baltimore,
Washington, DC, Chicago, San Francisco y Los Ángeles, y actualmente está en la Oficina Nacional de Desarrollo Económico.

La diferencia no parece mucha, pero Patrick Bayer, profesor de Economía de Duke a cargo del estudio, dice que cuando se hacen las cuentas, ese porcentaje se traduce en cerca de $ 5,000 o $ 10,000 por la compra de la vivienda.

"Si usted compra varias casas a lo largo de su vida, esos son grandes diferencias en la equidad de la vivienda o la riqueza inmobiliaria", explicó Bayer.
 
Las disparidades en el precio de compra no fueron explicadas teniendo en cuenta la variación de ingresos, riqueza o el acceso al crédito de los compradores, de acuerdo con el estudio. 
 
El reporte tampoco evidenció prejuicio racial o animadversión por parte de los vendedores de viviendas, ya que la prima pagada por los compradores afroamericanos e hispanos no varió mucho con la composición de los barrios o la raza del vendedor.