WASHINGTON— La Corte Suprema de Estados Unidos ventilará una complicada disputa inmigratoria sobre la situación de niños que han devenido adultos mientras sus padres ha aguardado varios años para lograr la residencia permanente en el país.

Los jueces dijeron que oirán una apelación del gobierno de Barack Obama sosteniendo que la mayoría de esos hijos deberían pasar al final de la línea en su propia espera de visas para vivir en el país.

El caso debe decidir cómo tratar a un candidato a inmigrante que cumple 21 años, según una disposición de la Ley de Protección a la Situación del Niño que se propone mantener unidas a las familias de los inmigrantes.

La propuesta legislación inmigratoria a consideración del Senado incluye una disposición que favorecería a los hijo que alcancen los 21 años de edad durante la larga espera de sus padres a conseguir aprobación a vivir en Estados Unidos.