La balacera mortal ocurrida este martes en la que murió acribillado un agente de la patrulla fronteriza cerca de la frontera entre Arizona y México ocurrió probablemente por fuego amigo, dijo el viernes el FBI, en declaraciones recogidas por NBC News.

La cadena en su página web recoge las expresiones de James Turgal, agente a cargo de la división del FBI en Phoenix, que apuntan a que, aunque la investigación continuará, hay fuertes indicaciones preliminares de que la muerte del agente de la patrulla fronteriza Nicholas J. Ivie y en la que resultó herido un segundo agente fue resultado de un tiroteo accidental que envolvió solamente a agentes.

El intercambio de disparos ocurrió en una zona montañosa al norte de la frontera, cerca de Bisbee, Arizona, cuando los agentes respondieron a una alarma que se activó con uno de los sensores que las autoridades federales han instalado en esa zona fronteriza.

Justo después de que se reportaran los hechos del martes, oficiales estatales y federales habían declarado que la balacera fue perpretada por criminales armados. El reporte del FBI representa un desvío total de esa primera versión.