CHICAGO - Parientes, compañeros de trabajo y amigos que estaban a gran distancia utilizaron frenéticamente las redes sociales, teléfonos celulares e incluso un cibersitio "localizador de personas" en un intento por conocer el estado de competidores y espectadores del maratón de Boston, tras la muerte de tres personas y las heridas que sufrieron decenas por el estallido de un par de bombas cerca de la meta en uno de los maratones más importantes del mundo.

Las búsquedas se hicieron más difíciles debido a la lentificación y demoras en el servicio telefónico a causa de la saturación de celulares en la zona de Boston. Las empresas telefónicas afirmaron que el servicio está funcionando, pero hay saturación en el tráfico de llamadas.

Jan Seeley, directora del Maratón de Illinois en Champaign, dijo que pasó gran parte de la tarde del lunes intentando localizar a los corredores de su zona que participaron en la carrera. Seeley logró comunicarse casi con la mayoría pero seguía a la espera de saber de unos cuantos.

"He dejado mensajes a todos los que conozco", afirmó. Una mujer que ella conocía cruzó la línea de meta apenas un minuto más o menos antes de que ocurrieran las explosiones.

Tim Apuzzo, de Seattle, dijo que intentó frenéticamente durante 10 minutos atormentadores comunicarse con su novia, Quinn Schweizer, que presenciaba el maratón acompañada de amigos cerca de la meta. Pero cuando la línea sólo le contestaba que no había servicio, comenzó a preocuparse "porque todo mundo sabe que cualquier grupo de personas de esta generación está conectado... y todos contestan rápido".

Finalmente, ella pudo llamarle para avisarle que estaba bien y que el grupo se había retirado de la meta minutos antes de que ocurrieran las explosiones a fin de ir a una cafetería a almorzar.

Google de inmediato salió al frente para ayudar a las familias y amigos de los corredores a que encuentren a quienes intentan localizar y estableció un lugar llamado Google Person Finder (Localizador de Personas de Google) que permite a los usuarios ingresar el nombre de quien buscan o colocar información sobre alguien que estuvo en la competición.

Mary Beth Aasen, de Shorewood, Wisconsin, y su esposo utilizaron una aplicación para seguir el avance de su hija Maggie a lo largo de la ruta del maratón. La pareja no sabía que había ocurrido algo malo hasta que un amigo preocupado envió un mensaje de texto a Aasen y le preguntó si Maggie estaba bien.

La aplicación indicaba que Maggie estaba en movimiento todavía, tras lo cual pudieron respirar tranquilos sus padres. Mary Beth Aasen intentó en vano llamar a su hija durante 30 minutos hasta que Maggie le llamó.

"Cuando conversé con ella, Maggie estaba muy alterada", dijo Aasen. "Ella dijo que se sentía muy bien físicamente pero que estaba perturbada porque no había estado en contacto con sus amigos", apuntó.