MEXICO - La decisión del ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador de buscar conformar un partido propio ha dado a la izquierda en México su mayor sacudida en la historia reciente y deja abierta la pregunta de si provocará una amplia fractura en ese sector político o si, por el contrario, se convertirá en el nuevo eje en torno al cual se aglutinarán en el futuro los izquierdistas.

El político anunció el domingo su salida del Partido de la Revolución Democrática y el inicio de consultas para crear un nuevo grupo.

López Obrador aseguró que no se trató de una ruptura. El PRD saludó el anuncio.

Pero las formas de una separación civilizada no borra las diferencias tras la última elección, con un López Obrador que no reconoce su derrota y una dirigencia del PRD que ha dicho que acatará el fallo sobre los resultados electorales.