Todos sabemos que en México los políticos podrían vender “su alma al diablo” con tal de ganar las elecciones, pero éste hombre sobrepasó cualquier límite. 
 
En San Amatengo, Oaxaca, Lenin Carballido Morales ganó con enorme ventaja a sus contrincantes en las elecciones del pasado domingo, pero el hombre es acusado de resucitar para ganarles. 
 
En el año 2004, el político mexicano fue acusado de haber participado en una violación en la Ciudad de México y éste fingió su muerte para no pisar la cárcel. 
 
Pero el poder de la política lo obligó a regresar del otro mundo y ahora, el recién electo alcalde, no lo encuentran ni en el panteón.  
 
El Instituto Electoral Estatal pide que se investigue la falsificación de documentos, ya que los partidos que lo acogieron no encontraron antecedentes penales. 
 
Por otra parte, la procuraduría estatal abrió una investigación para comprobar que se trate de la misma persona y una vez corroborado, el hombre tendría que pagar por los delitos que cometió en su vida pasada.