Una mujer de Michoacán decidió cambiar los vestidos y los tacones por las armas con la finalidad se proteger a su familia y combatir la violencia que se apodera de su Estado. 

La llamada “comandanta bonita” se ha vuelto una heroína en Michoacán por su valor y las ganas de combatir a los Caballeros Templarios.

“Yo inicié este movimiento por miedo”, dijo la mujer quien no da a conocer su nombre.

La comandanta vivió 15 años en Estados Unidos y a su regreso, puso una tienda y como a muchos otros, los caballeros les pidieron “plaza” y fue extorsionada y amenazada.

Pero la comandanta bonita no es la única que ha dejado atrás a sus hijos para usar un arma, ya que hay un equipo de mujeres que se han unido a la lucha en contra de los Caballeros Templarios.

“Pues apoyar a los muchachos más que nada, para que ya sean los hijos de nosotros libres”, dijo otra mujer que forma parte de las autodefensas.

Dicho grupo dijo que tienen a más de 10 mil civiles armados y aunque no saben cuál es el número exacto de mujeres, dicen que ellas son parte fundamental del movimiento.