MEXICO - El gobierno de México citó al embajador de Estados Unidos para exigir una "investigación exhaustiva" ante revelaciones de que la Agencia de Seguridad Nacional interceptó mensajes del presidente Enrique Peña Nieto.

La Secretaría de Relaciones Exteriores envió envió el lunes una nota diplomática para solicitar al gobierno vecino que aclare el asunto del supuesto espionaje revelado el domingo por el periodista estadounidense Glenn Greenwald en un noticiario televisivo en Brasil. Según Greenwald, documentos obtenidos por el ex agente de la agencia de seguridad Edward Snowden revelan que leyeron mensajes de correo electrónico de Peña Nieto e interceptaron comunicaciones de la homóloga brasileña Dilma Rousseff.

"Sin prejuzgar sobre la veracidad de la información presentada en dichos medios de comunicación, el gobierno de México rechaza y condena categóricamente cualquier labor de espionaje sobre ciudadanos mexicanos en violación del derecho internacional", dice el comunicado de la secretaría.

Los documentos también muestran que los mensajes del correo de Peña Nieto incluían algunos en los que discute nombramientos de ministros antes de que este asumiera el cargo el 1 de diciembre.

La cancillería mexicana dijo que la reunión con el embajador de Estados Unidos Anthony Wayne es para que el gobierno de México exprese "su enérgico extrañamiento".

"Este tipo de prácticas es contrario a la Carta de las Naciones Unidas y a la jurisprudencia de la Corte Internacional de Justicia", añade el comunicado oficial.

En Brasilia, el canciller brasileño Luiz Alberto Figuereido, convocó el lunes al embajador estadounidense Thomas Shannon para exigirle una explicación del gobierno sobre la versión del espionaje a Rousseff.

"Esto representa una violación inaceptable, inadmisible de la soberanía de Brasil. Ese tipo de práctica es incompatible con la confianza necesaria para la relación estratégica que existe entre los dos países", expresó en rueda de prensa.