Tangachicuaro en Michoacán se despertó convulsa y sorprendida tras el inesperado tornado que se levantó en sus calles y que dejó a la población con la boca abierta y preocupada.

El tornado, que duró unos 20 minutos, no causó daños personales, pero sí a unas 250 viviendas y además arrasó cultivos y se llevó cables de tendido eléctrico, automóviles, techos de viviendas y árboles.

Hasta ahora se desconoce la velocidad del viento y el monto de los daños.

Según los vecinos, nunca había ocurrido algo similar y la policía evacuó a los residentes y a los afectados, mientras los bomberos revisaban las fugas de gas propano que se produjeron.

Ahora se investiga cómo pudo originarse este fenómeno y si podría volver a repetirse, para que los lugareños estén preparados ante un nuevo tornado.