ATLANTA - Los inmigrantes bilingües son más saludables que aquellos que solamente hablan un idioma, de acuerdo con un estudio de Rice University divulgado hoy.

"Encontramos que los inmigrantes latinos y asiáticos bilingües reportan mejor salud mental y física comparada con aquellos que hablan sólo inglés o su lengua nativa", declaró a Efe Ariela Schachter, una de las investigadoras que participó en el estudio.

Según la investigadora, la ventaja de los inmigrantes bilingües se mantiene aún después de tomar en cuenta factores como el estatus socioeconómico.

El reporte, que aparece en la edición de marzo del Journal of Health and Social Behavior, sugiere que el dominio del inglés a costa del idioma nativo puede no ser tan beneficioso para el estado de salud de los inmigrantes.

"Es muy importante para los inmigrantes mantener su lenguaje nativo además de aprender inglés", indicó la investigadora.

El estudio analizó la relación entre el dominio del inglés y la lengua materna y la salud entre más de 4.649 inmigrantes de México, Cuba, Puerto Rico, China, Filipinas y Vietnam.

"Encontramos alguna evidencia de que los inmigrantes bilingües tienen más posibilidades de mantener sus vínculos sociales con sus familias en su país de origen, a la vez que también desarrollan redes sociales positivas en Estados Unidos, y que esto es parte de los beneficios a la salud que trae el bilingüismo", agregó Schachter.

El reporte afirma que los inmigrantes bilingües pueden tener un mayor nivel de "flexibilidad cultural" que les permite conducir exitosamente su vida en Estados Unidos, lo que aseguran puede también ayudar a explicar el porqué son más saludables.

Los investigadores además midieron el impacto de la aculturación, el estrés, la discriminación, el acceso al sistema de salud y hábitos como el fumar y tomar alcohol, aunque ninguno de estos encontró explicación al efecto del bilingüismo, aseveran.

"Nuestros hallazgos sugieren que mejorar la fluidez del inglés mientras se mantiene el idioma nativo, es mejor para la salud comparado con no aprender inglés o aprender inglés a costa de perder la lengua materna", sostuvo la investigadora.