Por fin se tocó el tema migratorio en los debates presidenciales. Y de qué manera. Porque quedó claro quién, aún después de haber incumplido, todavía contempla como parte de su plan de gobierno una reforma migratoria integral, y quién piensa cerrarle el camino a los indocumentados que ya están radicados en el país.

En el auditorio de la Universidad de Hofstra, ubicada en Hempstead, Long Island, en el estado de Nueva York, donde el presidente Barack Obama y el aspirante republicano protagonizaron un combate vibrante de posiciones e ideas, de pronto surgió la pregunta de una mujer joven de origen salvadoreño, Lorraine Osorio.

La interrogante de Lorraine fue dirigida al exgobernador de Massachusetts: “Señor Romney, ¿qué planea hacer con los inmigrantes que no tienen tarjetas verdes, que actualmente están viviendo aquí como miembros productivos de la sociedad?”.

Romney, que había trastabillado en la pronunciación del nombre de Osorio, se mantuvo firme en su posición antiinmigrante.

Si quieres leer el artículo completo de Rafael Prieto Zartha, dale click aquí.