Los recortes del presupuesto económico federal no solamente han afectado los sectores de salud y educación, también afectarán a los trabajadores en la frontera.

El gobierno de los Estados Unidos anunció que 60,000 trabajadores responsables de vigilar la frontera tendrán que dejar de trabajar sin derecho a pago.

El departamento de protección fronteriza y aduanas dice que espera que las medidas de austeridad causen retrasos en los puntos de entradas al país, esto también incluye las llegadas internacionales en los aeropuertos.

David Aguilar, el comisario de la agencia, dice que deben de recortar cerca de $754 millones de dólares antes del 30 de Septiembre.

La agencia espera poder cumplir esta meta al recortar los gastos de contratación, eliminar la paga de tiempo extra, tiempo de compensación, entrenamiento y viajes.

Jenny Burke, la vocera de aduanas, dijo que la agencia “continua analizando los impactos de los recortes millonarios”, y que a pesar de los severos recortes, las personas que crucen la frontera ilegalmente serán castigadas en la misma manera.

Las autoridades dicen que no hay mucho que puedan hacer al respecto y que sólo pueden aconsejar a las personan que tienen que viajar, que lleguen con más tiempo de anticipación.