WASHINGTON - La cantante puertorriqueña Olga Tañón hizo un llamado para que los latinos continúen luchando por una reforma migratoria, en vísperas de una marcha nacional en Washington que ella liderará junto a miles de activistas la próxima semana.

Tañón aceptó la invitación de varios grupos prorreforma para encabezar una marcha en el lado oeste del Capitolio el próximo 10 de abril, en el marco de una semana de activismo para que el Congreso apruebe la legalización de la población indocumentada este año.

"Llevaré a esta marcha el mensaje de la unión. Tenemos que continuar uniéndonos tengamos o no tengamos papeles, porque si estamos de acuerdo con la reunificación familiar, preservar a las familias y que no haya más separación, entonces tenemos que unirnos y exigir esta reforma", dijo Tañón en entrevista telefónica.

"¿Qué sería de EE.UU. sin los inmigrantes? Tenemos que rechazar el miedo y no olvidarnos de que esta nación se construyó y se sigue construyendo con los inmigrantes", agregó.

La intérprete de temas como "Es mentiroso" y "Basta ya" explicó que, aunque como puertorriqueña tiene la ciudadanía estadounidense, no puede permanecer indiferente ante la situación que viven los once millones de indocumentados que viven en el país.

"Pienso que es una irresponsabilidad de los que tenemos papeles el no sentirnos aludidos. Siento una responsabilidad muy grande, porque a todos esos países donde viajo y que me quieren tanto, de todos esos países hay gente en EE.UU. y yo quisiera hacer más cosas", señaló.

Tañón no es ajena a las causas sociales, puesto que ha prestado su voz también a la lucha contra la violencia doméstica y el maltrato de los niños y, según explicó, ve en la reforma migratoria una respuesta a ese mal.

"Estuve trabajando muchos años y continúo trabajando en Guatemala y otros países de América Latina en contra de la violencia doméstica y el maltrato hacia la niñez... es un maltrato a los niños el separarlos de sus familias", observó Tañón, al insistir en el "rostro humano" de la crisis migratoria.

Según el Centro Hispano Pew, EE.UU. registró en 2010 un total de un millón de jóvenes indocumentados menores de 18 años, mientras que otros 4,5 millones de niños nacidos en este país tenían al menos a uno de sus padres "sin papeles".

Varios centros de estudios han señalado que, cuando sus padres son deportados, muchos niños se quedan en EE.UU bajo la tutela de otros familiares, son trasladados a hogares temporales o puestos en adopción.

Parte de la búsqueda de soluciones, continuó Tañón, comienza con la empatía e imaginarse "cómo sería pasar dos días sin documentos, dos días en que no puedas presentarte a un hospital con toda la libertad del mundo" en busca de atención médica.

Pese a la dificultad para forjar consenso en torno a un plan reformista, Tañón aseguró que, como mujer de fe, confía en que el Congreso lo aprobará.

"Ninguna legislación va a ser perfecta pero basta con dar el primer paso en este camino. Tenemos que recordar que los latinos tuvimos un gran peso en las urnas no solamente en las elecciones pasadas sino en las anteriores también, y contribuimos a la reelección del presidente Barack Obama", enfatizó.