WASHINGTON- El ex gobernador republicano de Florida Jeb Bush dijo el lunes que una reforma migratoria integral no debe brindar a los 11 millones de inmigrantes sin papeles la opción de naturalizarse, tal como buscan las propuestas presentadas por la Casa Blanca y por ocho senadores de ambos partidos.
 
"Si queremos crear una política migratoria que funcione, no podemos seguir haciendo de la inmigración ilegal una vía más fácil que la inmigración legal", dijo en entrevista concedida a la televisora NBC. "


La posición de Jeb Bush

La postura de Bush, quien presentará esta semana el libro "Immigration Wars" en el que plantea seis pasos para una reforma migratoria, es más restrictiva que las propuestas de la Casa Blanca y la de los ocho senadores.
 
Jeb Bush es una de las voces republicanas más importantes ante la comunidad hispana, y ha criticado a su partido por no esforzarse lo suficiente para atraer a esos votantes.
 
Bush justificó la inconveniencia de permitir que los inmigrantes ilegales se naturalicen al decir que "la mitad de las personas que pudieron haber obtenido la amnistía en 1986 no lo solicitaron", refiriéndose a la reforma migratoria adoptada por el presidente Ronald Reagan.
 
"Muchas personas no quieren ser ciudadanos de nuestro país. Quieren venir, trabajar mucho, aportar a sus familias, algunos quieren volver a casa, no necesariamente todos quieren quedarse como ciudadanos", indicó. "Tiene que haber alguna diferencia entre quienes vienen aquí legalmente e ilegalmente. Es un asunto de sentido común y estado de derecho. Si no vamos a aplicar la ley de manera justa y uniforme, entonces tendremos otra oleada de inmigrantes ilegales".
 
La propuesta del Senado busca condicionar la opción a la naturalización a una certificación de que la seguridad en la frontera ha aumentado, cuya implementación representará para los inmigrantes sin papeles una espera de 10 años, según estimaciones de los ocho senadores.
 
Los demócratas argumentan que brindar a los inmigrantes que residen en Estados Unidos sin autorización la opción de naturalizarse es esencial para evitar la creación de ciudadanos de segunda clase, al no poder gozar plenamente del estado de derecho.
 
Bush y la reforma integral

Los comentarios de Bush surgen escasos días después de que prominentes legisladores republicanos se pronunciaran la semana pasada a favor de que inmigrantes sin papeles puedan optar a la naturalización como parte de una reforma integral, un aparente acercamiento a sus colegas demócratas.
 
El presidente del comité judicial, Bob Goodlatte, y el legislador nacido en Puerto Rico Raúl Labrador expresaron que aquellos inmigrantes sin papeles podrían optar a la residencia permanente -paso previo a la naturalización- una vez que obtengan un estatus provisional al aportar sus datos biométricos a las autoridades y siempre que tengan vínculos familiares o laborales en Estados Unidos.
 
Goodlatte se había referido previamente a la opción de la naturalización como una "medida extrema".
 
Pero Bush dijo el lunes, sin referirse a nadie en particular, que los republicanos "no podemos solo reaccionar" en temas como las reformas de inmigración o tributaria.
 
"Tenemos que tener políticas proactivas y positivas y necesitamos persuadir. Necesitamos oír a las personas y necesitamos persuadir", indicó.
 
Jeb Bush y el otro autor del libro, Clint Bollick, escribieron en el sitio web de la editorial Simon & Schuster que su propuesta busca consolidar un sistema migratorio determinado por la demanda de trabajadores, conceder a los estados más autonomía para ajustarse a sus necesidades, reducir los riesgos físicos y costos financieros y trabajar más de cerca con México en la lucha antinarcóticos.
 
El presidente Barack Obama resultó electo en noviembre con un apoyo sólido de las minorías étnicas, por lo que numerosos dirigentes republicanos han expresado su deseo de presentar políticas que los acerquen más a las minorías, especialmente los hispanos.
 
Obama espera firmar una reforma migratoria durante el primer semestre del 2013, y ha dicho que si no ve un progreso satisfactorio en el Senado presentará una propuesta propia.