INDIANA (Indianápolis) - El gobierno de Indiana abandonará la defensa legal de la mayor parte de las partes en disputa de la nueva ley de inmigración del estado, debido a que quedaron anuladas con el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos de derogar partes similares en la Ley de Arizona, anunció este martes la oficina del procurador estatal.

El estado presentó documentos este martes en una corte federal en Indianápolis en los que afirma que ya no defenderá las partes de la ley de Indiana que permiten a los policías realizar arrestos sin orden judicial sobre la base de ciertos documentos de inmigración.

Indiana quería mantener la capacidad de detener inmigrantes para quienes se haya emitido una orden de detención de 48 horas, pero las autoridades federales de inmigración han dicho que eso sólo se aplica a aquellas personas que ya están bajo custodia.

El gobierno del estado también le pidió al juez que aclare los límites de su poder para regular el uso de tarjetas de identificación consular que emiten otros países a los inmigrantes.