Un operativo realizado por policías texanos y agentes de inmigración desplegado en los últimos días, arrojó el arresto de presuntos depredadores sexuales y criminales.

Veinticuatro de los detenidos son residentes del Norte de Texas y veintiséis personas más han sido arrestadas en otras zonas de Texas, todos extranjeros, diecinueve de los detenidos son ciudadanos mexicanos. Otros son centroamericanos, asiáticos y africanos.

La mayoría de los detenidos en el Norte de Texas son de Dallas, aunque las autoridades también reportaron arrestos en Mesquite, Garland, Plano, Fort Worth y Waxahachie.

Según el periódico, Al Día de Texas, cuarenta de los 50 detenidos tienen un historial de delitos sexuales, muchos de ellos contra menores. El resto tenía cuentas pendientes por narcotráfico, tráfico humano, homicidio y multiples arrestos por manejar intoxicados.

Siete de los detenidos habían violado órdenes de deportación al regresar al país sin autorización, un delito con un castigo de hasta 20 años de cárcel.

“El Departamento de Seguridad Pública de Texas está orgulloso de haber participado junto con ICE en un operativo exitoso que resultó en la detención de delincuentes sin escrúpulos que hicieron víctimas de sus crímenes a los texanos”, dijo Steven McCraw, director de la policía estatal.