LOS ANGELES (California) - La Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles, estudia la manera de imponer medidas más estrictas para los llamados "hoteles de maternidad".

Se trata generalmente de grandes viviendas en vecindarios tranquilos, que se adaptan para hospedar a decenas de mujeres que viajan a Estados Unidos para dar aquí a luz, lo que automáticamente hace que sus hijos sean ciudadanos estadounidenses.

Esta situación se ha popularizado mucho entre mujeres de países asiáticos como China, Taiwán y Corea del Sur, madres que al regresar a sus países han gastado en este operativo por lo  menos $20,000.

Todo esto cobró notoriedad después de que en la ciudad de Chino Hills se registraran quejas de vecinos, y al investigar la policía encontró que una casa se había adaptado de manera ilegal, para tener 17 cuartos y 17 baños.

Entre las medidas que se busca adoptar, están nuevas reglas para impedir este tipo de hoteles en zonas residenciales, así como designar inspectores de salud, del Departamento de Bomberos y traductores que hablen idiomas como el mandarín.