La marihuana, legal en California para uso medicinal, se vende ya en botánicas o negocios autorizados para ello, pero los abusos se pueden presentar, así como el consumo inapropiado aprovechando estas tiendas de medicina alternativa.

Julian, dueño de uno de estos negocios, dice que él es un empresario, no un narcotraficante, pero quien le renta el local, María, dice que el olor y otras situaciones han espantado a la clientela del centro comercial que ella administra.  Al final, la evidencia sorprende.