Katie Holmes dejó entrever su posible guardarropa el miércoles ante un pequeño y selecto grupo de especialistas durante la Semana de la Moda de Nueva York, pero a juzgar por el número de fotógrafos que llegaron alrededor del Lincoln Center, no sólo Elle e InStyle están interesadas en su ropa.

Holmes presentó con su compañera de diseño y vieja estilista, Jeanne Yang, una muestra de lo que su colección Holmes & Yang ofrecerán la próxima primavera.

Llegar a la Semana de la Moda parece un gran compromiso para la marca y el futuro de Holmes en la moda. La actriz también firmó un contrato recientemente para ser la imagen de la marca de cosméticos Bobbi Brown.

Ambas diseñadoras asistieron a la muestra con chaquetas de cuero negro y pantalones negros entallados. Holmes saludó a los asistentes y charló amablemente con algunos, pero no dio entrevistas ni permitió fotografías.

La presentación no siguió el formato de desfile, sólo había 14 modelos en pedestales. Hubo cuero, encaje, seda y muchos de los modelos tenían siluetas masculinas sumadas a las telas de lujo que Holmes prefiere.

En un comunicado, las diseñadoras prometieron atemporalidad, alta calidad y piezas fabricadas en Estados Unidos: "Para superar una sola temporada, cada pieza se convierte en una armadura moderna que permite que quien la porte se sienta hermosa y segura, no sólo de su ropa, sino de quién es como mujer".