El vestuario de oficina tiene sus secretos. ¿Demasiado seductor? ¿Demasiado informal? ¿Muy sugestivo? ¿Habla de mi personalidad? ¿Es una buena carta de presentación? Consigue un look profesional, acorde a tu estilo y según cada ocasión.

Hay una palabra que debes tener en cuenta cuando eliges tu atuendo para ir a la oficina: adecuado. Esta palabra implica muchas cosas: debe ser adecuado a tu personalidad, a tu tipo de trabajo, a los códigos de vestimenta de la empresa, a la agenda planeada para el día y a la imagen que desees proyectar a tus compañeros, jefes y clientes.

Verónica Mezzini, de About en Español, te cuenta en esta nota todo lo que debes saber.

Haz click aquí para leer la historia completa.