Qué mejor sorpresa para tu pareja que encontrarte en un nuevo conjunto de lencería sexy comprada especialmente para esa noche. La lencería, si está bien escogida, resalta nuestros mejores atributos y lo vuelve locos a ellos.

Sin embargo, no hay que confundir la lencería sexy, que insinúa pero sin mostrar demasiado, con la lencería erótica, que a veces puede ser vulgar. La idea es insinuar y dar una idea de sensualidad sin exponerte demasiado. Recuerda que siempre es mejor lo que se imagina que lo que se muestra.

: Juega con todos los toques que hacen sexy a un sostén o una braga, como las transparencias, el tul, los bordados, las puntillas, los listones y los moños.

No: No los uses todos juntos. Si el sujetador tiene transparencias y moños, es conveniente que no tenga también puntillas, se vería demasiado cargado. Recuerda que lo simple y clásico es siempre mejor y más sexy.

Colores
: Elige prendas de colores, como negro, rojo o fucsia.

No: Evita los turquesas, verdes o amarillos muy llamativos, son colores que distraen y no queremos que la atención del caballero se disperse.

Tamaños
: Escoge bien el talle según tus proporciones. El sujetador debe quedarte perfecto para que tengas libertad de movimientos y lo mismo con las bragas.

No: No compres lencería demasiado chica, eso no la vuelve más sensual. Por el contrario, si la braga te queda ajustada te marcará la cadera al punto de aparecer flotadores que no existen, al igual que con la de la espalda en el caso del sujetador.

Accesorios:
: Puedes llevar portaligas, medias de lycra y tacones, ya que éstos les encantan a los hombres.

No: No abuses de los accesorios. Menos es más. Si vas a ponerte medias y tacones, mejor evitar los guantes y los collares demasiado grandes.

Cabello
: Llévalo suelto y un poco despeinado, con un toque salvaje.

No: No gastes dinero en el salón de belleza, el peinado es solo un complemento y ¡no quieres estar preocupándote de que se desarme!