Si eres de las que se la viven probando dietas y haciendo todo tipo de ejercicios para mantenerse en su peso o bajar unas libritas sin tener resultados realmente convincentes, esta nota es para ti.

Hoy en día existen estrategias y productos que prometen lo imposible para hacerte lucir más delgada pero todas estas propuestas normalmente se olvidan de un factor esencial: cada mujer tiene un tipo de complexión. Antes de comenzar con un nuevo régimen alimenticio o ingerir la "pastilla milagro" debes conocer tu cuerpo, por más de que "te mates de hambre", si Dios quiso mandarte más llenita o con huesos más grandes que las demás, lo único que resta es volver a los básicos y comenzar con un proceso de aceptación. Tienes que aprender a amarte como eres, comer balanceado y hacer un poco de ejercicio.

No es tan significativo el tener una llantita, como la importancia que tú le des a ese defecto y si empiezas a obsesionarte, lo único que lograrás será no comer suficientemente bien, y aunque te sientas delgada, lucirás indeseable, nunca cómoda en tu propia funda. ¡La belleza viene de adentro!

Lo mejor es lo más sano y esencial, revisa cuáles son tus verdaderos motivos para bajar de peso, ¿salud? ¿moda? ¿capricho?  Nuestro cuerpo es sagrado y como tal debemos aprender a cuidarlo, alimentarlo y valorarlo. Con base a esto, La Nena te propone dos cosas para bajar de peso, que si las aplicas, te funcionarán. ¡Descúbrelas leyendo la nota completa!