CENTRO DE REDACCION - La vida de la enfermera víctima de una broma, tuvo un desenlace fatal, al parecer se trata de un suicidio. Al menos, eso sospechan las autoridades.

La enfermera que atendió a Kate Middleton durante su reciente hospitalización, y que sucumbió a la broma de dos periodistas australianos, ha sido encontrada muerta en una vivienda cerca del hospital King Edward VII de Londres.

Así lo han confirmado fuentes de Scotland Yard, en palabras recogidas por Sky News: "La Policía recibió una llamada esta mañana sobre las 9:35 en la que se decía que una mujer había sido hallada inconsciente". Pero los servicios sanitarios de emergencias sólo pudieron certificar su muerte. La mujer se encontraba tendida en plena calle, muy cerca del hospital.

Scotland Yard ha señalado que no hay signos de homicidio, y los servicios sanitarios han indicado que la mujer estaba ya muerta cuando llegaron a la vivienda. Si bien es cierto que algunas fuentes han confirmado al Daily Mail que todo apunta a que se quitó la vida. La mujer, que se llamaba Jacintha Saldanha, estaba casada y tenía dos hijos.

La enfermera fue víctima de una broma llevada a cabo por dos periodostas de una radio australiana, que llamaron haciéndose pasar por el príncipe Carlos y la Reina Isabel. Jacintha, que en ese momento estaba en el puesto de recepción, pasó la llamada a la enfermera que cuidaba de Kate, y que respondió a todas las preguntas, aunque hay muchas de las contestaciones que no se han reproducido por respeto a la privacidad de la duquesa de Cambridge.

Sí trascendió una de las informaciones que se facilitó, esto es, que Kate había pasado buena noche y que se estaba recuperando de los fuertes vómitos que sufría debido a su embarazo, y que obligaron a su hospitalización el pasado lunes.

El hospital ha emitido un comunicado en el que lamenta profundamente la muerte de la enfermera, que llevaba trabajando en este centro cuatro años, y recuerda que "nuestros pensamientos y nuestra más profunda cercanía están con su familia y sus amigos. Todo el mundo está impresionado por la pérdida de una compañera muy querida y muy válida".

Y añade: "Jacintha era una enfermera de primera que cuidó diligentemente de cientos de pacientes durante el tiempo que estuvo con nosotros".