CENTRO DE REDACCION - Trascendió que dos guardias civiles fueron arrestados por las autoridades mexicanas, Luis Antonio Avila Moreno de 23 años y Mario Alberto García Pacheco de 24 años por poseer pertenencias de los pasajeros que iban abordo de la avioneta accidentada, donde volaba Jenni Rivera.

Según reportes policiales tenían en su poder fotografías, videos y un teléfono celular de las víctimas. Podrían enfrentar cargos por guardar evidencia importante en las investigaciones.

Por otra parte, la investigación del accidente aéreo que le costó la vida a la cantante Jenni Rivera y sus seis acompañantes se centra en los pilotos y en la condición del avión.

Los funcionarios dieron a conocer detalles dramáticos sobre el choque del domingo.

Se dijo que su jet privado fue en picada. El avión cayó de nariz primero, e hizo un recorrido de 28,000 pies en 30 segundos, dejando los restos de Rivera y las otras seis personas desparramadas a los lados de la serranía donde se produjo el fatal accidente.

El Ministerio de México de Comunicaciones y Transportes dijo que los dos pilotos, Miguel Pérez y Alejandro Torres, tenía una licencia válida para volar en México, aunque había surgido datos preocupantes sobre la edad del piloto, la validez de sus permisos como piloto e incluso, sobre la no autorización para conducir una aeronave en horas nocturnas.

Rivera, de 43 años, madre de cinco hijos y dueña de un imperio comercial internacional cada vez mayor, murió cuando el avión cayó el pasado domingo 9 de diciembre por la mañana y se estrelló cerca de Iturbide, México.

Las autoridades han dicho que Rivera contrató el vuelo de Starwood Management cuando salía de un concierto en Monterrey, México, a otra presentación en Ciudad de México.

También