LONDRES.- Acostumbrados al triunfo, los brasileños regresan a casa inconformes con su plata.

No será sino hasta dentro de 4 años, cuando Río de Janeiro sea la sede olímpica, que el equipo brasileño tendrá la oportunidad de competir nuevamente por el oro olímpico, una medalla que le falta a su confederación.