LONDON, Reino Unido— Marion Bartoli, una tenista de colorido ritual que celebra cada punto elevando el puño al cielo, apabulló por momentos a Sabine Lisicki para vencerla 6-1, 6-4 y coronarse campeona en el torneo de Wimbledon.

La francesa, que ocupa el puesto 15 en el escalafón mundial, también había llegado a la final en el All England Club en el 2007, donde perdió ante Venus Williams. Este es su primer título grande.

Para la alemana Lisick, de 23 años y vigesimocuarta en el ránking, fue la primera final en uno de los torneos grandes.

Lisicki dio una de las grandes sorpresas de este año al eliminar a la campeona Serena Williams en la cuarta rueda y a Agnieszka Radwanska en semifinales, pero Bartoli no le dio oportunidades que pudiera aprovechar.

Para Bartoli es el primer título desde el 2011 y, a los 28 años y 9 meses, es la quinta tenista de mayor edad que gana un título de Grand Slam por primera vez en la era del abierto.

La francesa es afecta a las excentricidades ya que antes de cada punto ejecuta una rutina de saldo y torsión, ejecuta un saque sin hacer botar antes la pelota y eleva el puño al aire después de casi cada punto en juego. Pero en esta final abrumó a su adversaria no solo por su ritual sino también por su poderío, y la perdedora terminó el encuentro al borde de las lágrimas.

Bartoli, que juega por 47 vez en un torneo grande, dijo que "soñé mucho tiempo con este momento".

Y aludiendo a Lisicki, que estaba conmovida, la vencedora dijo "yo estuve en la misma situación en el 2007 y lo perdí. Sé cómo te sientes, Sabine, y estoy segura de que estarás aquí una vez más. No tengo ninguna duda".

"Yo estaba abrumada por toda la situación, pero debo dar crédito a Marion", comentó Lisicki. "Ella ha estado antes en esta situación y la manejó bien".

Bartoli, preclasificada 15, desempeñó el papel de la veterana experimentada.

Después de un primer set aparentemente fácil para Bartoli, dominaba el segundo capítulo por 5-1 y todo parecía terminado, cuando Lisicki, preclasificada 23, empezó a reaccionar hasta dejar el marcador 5-4.

Pero hasta allí llegó su reacción. Bartoli ganó el punto siguiente, se hincó de rodillas y trepó al palco de los jugadores para celebrar el triunfo junto con la campeona del 2006 Amelie Mauresmo, la última francesa que ganó un título de Grand Slam, y familiares y amistades.

"He estado practicando mucho mi saque", dijo Bartoli. "Por lo menos lo atesoré para el momento más oportuno".

La francesa sacó golpes potentes y no tuvo problemas con el saque de Lisicki. Destruyó la noción de que solamente Serena Williams puede imponer su potencia en el tenis femenino.

Curiosamente fue Lisicki quien eliminó a Willams en este torneo y que tuvo el juego necesario como para llegar a su primera final de Grand Slam.

Pese a la derrota, Lisicki se lleva un premio de 1.200.000 dólares, nada mal para una tenista cuyas ganancias de toda su carrera ascendían a 2.800.000 dólares.

Bartoli gana el primer premio de 2.400.000 millones de dólares y corona su sueño.

"Quizás todas las velas que encendí me ayudaron", afirmó. "Ha sido mi sueño desde que tenía seis años".