GUAYAQUIL - La selección ecuatoriana prevé un juego "muy apretado" contra Chile en Quito, el próximo viernes en las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Brasil 2014, según dijo este lunes el colombiano Alexis Mendoza, ayudante del seleccionador de Ecuador, el también colombiano Reinaldo Rueda.

"El partido será muy apretado, como todos los que se han jugado o se jugarán por la Eliminatoria, por lo que habrá que apelar a la paciencia, especialmente si las cosas se nos dan desde el comienzo", aseveró.

Para Mendoza, "Chile es complicado, es un equipo que ha ganado de visitante, eso le dará un plus para intentar ganarnos, y nosotros también por tratar de seguir ganando en casa".

El exmundialista con Colombia en 1990 y 1994 alentó la posibilidad que "se dé todo como se espera desde el comienzo del partido, si no tenemos que seguir apelando a esa inteligencia y paciencia a la que hemos recurrido siempre".

El combinado ecuatoriano se completará este lunes con la llegada de los últimos jugadores que juegan en el exterior y está previsto un entrenamiento.

Por su parte, los jugadores chilenos del torneo local convocados por el seleccionador Claudio Borghi se embarcaron el lunes en un avión rumbo a Quito, donde se encontrarán con los que militan en el extranjero.

La selección al completo realizará este lunes el primer entrenamiento en el Estadio Atahualpa, que acogerá el partido del viernes.

Según Mendoza, el comienzo de la preparación del equipo ecuatoriano será para "activar y conservar la memoria futbolística. Después de un mes sin haber trabajado juntos no será fácil, pero procuraremos que recordemos todo rápido para llegar a diez puntos al partido del viernes".

La intención del cuerpo técnico y de los jugadores "será aprovechar al máximo el poco tiempo para que el equipo se compenetre".

Mendoza precisó que las bajas en la selección de Chile son importantes, "pero Chile tiene 60 jugadores actuando en el exterior, todos con pasos en la selección, especialmente unos 35, pero todos tienen unas grandes condiciones".

Mendoza pidió no confiarse porque "se tornará mucho más difícil enfrentar a jugadores que saldrán con las ganas y dispuestos a dejarlo todo por ganarse su permanencia en la selección, por lo que serán importantes esas bajas pero no determinantes".

Con relación al gran momento que vive el fútbol ecuatoriano, en comparación a lo que sucedía previo a las eliminatorias, Mendoza expresó: "Hemos encarrilado el camino, lo comenzamos con muchas dificultades, pero todo pasó y arrancamos bien las eliminatorias".

"Estamos tranquilos pero no confiados, porque queremos escalar o mantenernos en los primeros puestos", añadió.