WASHINGTON -- Mitt Romney aumentó el martes su ventaja en la contienda por delegados a la convención del Partido Republicano con triunfos en las elecciones primarias de Michigan y Arizona.

Romney ganó por un pequeño margen la elección primaria presidencial de su partido en Michigan, venciendo a Rick Santorum, quien se había empeñado en una batalla dura por el estado. Michigan, con 30 delegados en disputa, es crucial para Romney porque es el primero de los estados industriales de la nación en que se vota por la nominación presidencial del Partido Republicano, y es además su estado natal.

Poco antes, el ex gobernador de Massachusetts ganó los 29 delegados de Arizona, en una victoria en la que el triunfador obtiene todos los delegados del estado.

Ambos estados fueron penalizados por la mitad de sus delegados por realizar contiendas anticipadas en una violación de las reglas del partido.

Con 88% de los distritos electorales de Michigan contabilizados, Romney tenía 41% de los votos y Santorum 38%. Paul ganaba 12% de los sufragios y Gingrich tenía 7%. En Arizona, con un 64% de los centros electorales contados, Romney tenía 48%, Santorum 26, Gingrich 16% y Paul 8%.

Santorum ya estaba haciendo campaña en Ohio, uno de los estados del Súper Martes, cuando se conoció el resultado en Michigan.

"Hace un mes ellos no sabían quiénes éramos, pero ahora sí", dijo a partidarios que lo aclamaban, prometiendo mantener el curso conservador que ha establecido.

Sin contar los resultados de Michigan, Romney tiene un total de 152 delegados, incluidos los apoyos de miembros del Comité Nacional Republicano que asisten automáticamente a la convención nacional del partido y pueden apoyar al candidato que prefieran.

El ex senador de Pensilvania Rick Santorum tiene 72 delegados, el ex presidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich tiene 32 y el legislador de Texas Ron Paul 19.

Un candidato requiere 1,144 delegados para ganar la nominación republicana a la presidencia.

La prolongada contienda por la nominación presidencial del Partido Republicano ha coincidido con un incremento en las perspectivas del presidente demócrata Barack Obama para un segundo período en el cargo. Una encuesta publicada durante el día mostró la confianza del consumidor a su nivel más alto en el año, y otras encuestas mostraron un aumento en la cantidad de estadounidenses que dicen que creen que el país está en el camino correcto.

Junto con la mejoría de la economía, la larga y cada vez más ruda campaña, en la que Gingrich y Santorum han acusado a Romney de no ser suficientemente conservador, ha motivado que algunos directivos del partido expresen preocupación sobre las posibilidades de éste de derrotar a Obama en el otoño.