México es el país donde más ciudadanos estadounidenses han sido asesinados entre octubre del 2002 y diciembre del 2012, con 648 víctimas.

Y Tijuana, ciudad cercana a San Diego, en California, se lleva el récord con 130 de esas muertes.

A México le siguen Filipinas, con 84 asesinados, y Honduras y la República Dominicana, con 77 cada una de estas dos naciones latinoamericanas, según un análisis de la Agencia Francesa de Prensa de un reporte del Departamento de Estado.